¿QUIERES OBTENER LA INFORMACIÓN DE ESTE BLOG POR EMAIL?

Deja tus datos, tendrás acceso inmediato a toda la información. Además, recibirás de REGALO por tu suscripción:
"13 Formas en que el Aloe Vera te puede ayudar"

               Nombre:  E-mail: 

Powered by: Nivel 5 Responder™: Una vez pulsado el botón de registrarse se abrirá una página nueva. Por favor, espera un ratito a que se cargue la página para no pulsar y aparecer registrado varias veces y perder información importante.
Respeto tu privacidad: Tus datos están asegurados. Jamás serán vendidos, prestados o alquilados. Solo te enviaré información de calidad. Podrás darte de baja cuando lo desees. Odio el SPAM

13 febrero 2008

REUMATISMO


Artrosis, gota...Son versiones distintas de el reuma, una patología dolorosa que merma la calidad de vida. Pero por suerte, hay alimentos, hábitos y sustancias que pueden hacer que se conviva con él sin padecer más de lo necesario.
Los términos “reuma” o “reumatismo” se refiere a distintos procesos inflamatorios de las articulaciones y de los elementos constituyentes de estas, así como de los músculos y de los huesos, que se presentan con dolor, limitación del funcionamiento normal e incluso deformación de las estructuras de una o varias partes del sistema musculoesquelético.

SUS SINTOMAS
Los síntomas reconocidos por aquellas personas que padecen reumatismo, suelen ser la inflamación, la hipersensibilidad y la rigidez de la parte afectada. Sensación de pesadez en los músculos, aflojamiento de las articulaciones, cansancio muscular, dolores de cabeza, adormecimiento de los miembros, calambres, etc. A la mínima presión los músculos aumentan su sensibilidad dolorosa. La fatiga, la humedad, la mala alimentación contribuyen a aumentar estas dolencias.

TIPOS DE REUMATISMO
Existen dos tipos de reumatismo, clasificación de acuerdo con el lugar donde se presentan; el articular y el no articular.
El articular se localiza dentro de la propia articulación, afectando el cartílago o la membrana sinovial.
El no articular, está causado por la inflamación de las estructuras periarticulares, como los tendones y los músculos.

CAUSAS REUMATISMO
La vejez: durante la vejez son muy frecuentes las dolencias articulares y existe una relación entre el tipo de uso que se ha dado a cada articulación, en cada etapa de la vida.
La tendencia a contraer reumatismo: aunque no se ha podido demostrar todavía el modo en que influye.
Otras enfermedades reumáticas: La osteartritis, la artritis reumatoidea, la artritis juvenil y la espondilitis anquilosante dan origen a formas articulares de reumatismo. El reumatismo no articular puede ser causado por la bursitis y por la fibrositis, que es una inflamación del tejido fibroso de los músculos. Otras dolencias, como la gota y el lupus eritematoso también pueden causar dolores reumáticos.

HÁBITOS SALUDABLES PARA PREVENIR
Comer bien. Reduce el consumo de carne. La carne y sus derivados son responsables indirectamente de muchas dolencias reumáticas. Evita el consumo excesivo de grasa animal y aumenta el de cereales integrales, frutas, leche desnatada y derivados de la soja. ¡Convéncete! tienes que adaptar tus menús:
Planifica las comidas a base de pescados, aves, verduras y fruta.
Consume carne magra, con poca grasa.
Escoge pescado sin rayas oscuras, por su mayor contenido graso. ¿Conoces las virtudes del pescado? Los ácidos grasos omega 3 alivian la artritis por su poder antiinflamatorio. Por ello, es aconsejable comer dos veces por semana pescado azul (bonito, trucha, salmón…) o tomar perlas de aceite de pescado.
Toma aves con frecuencia, eliminando antes la piel y la grasa.
Opta por hervidos, asados, alimentos al vapor u horneados, y evita los fritos.
Sazona con hierbas, especias, pimientos y cebolla, para evitar el exceso calórico.
Toma frutas crudas sin azúcar.
Evita el ayuno completo y la ingesta de alcohol, ya que se puede precipitar una artritis aguda y aumentar la cifra de ácido úrico, peligroso para la gota.
Fuma menos o, mejor aún, no fumes. El tabaco ejerce una acción restrictiva sobre la dinámica respiratoria, afectada por varios reumatismos.
Sigue una dieta rica en calcio, necesario para el buen funcionamiento de los huesos. La vitamina D permite la absorción del fósforo y calcio que los huesos necesitan. Puede tener un efecto estabilizador en las células óseas y el crecimiento del hueso, lo que beneficia a las superficies articulares lesionadas. Las dosis mínimas aconsejadas se obtienen con una cantidad moderada diaria de leche o yogur.
Hay que limpiar bien la sangre y nutrirla con alimentos sanos y equilibrados.
Aumenta la dosis de vitamina C: La vitamina C es un poderoso antioxidante, siendo imprescindible para el mantenimiento de un buen tejido conectivo y articulaciones en forma.
Haz ejercicio físico con regularidad. Aunque te cueste. Quienes lo practican con regularidad tienen más masa ósea. Aunque el reumático sufra una disminución involuntaria de movimientos, debe esforzarse por mantenerse activo, ya que el sedentarismo causa obesidad, un factor que puede sobrecargar las articulaciones. El deporte favorece la movilidad articular y el fortalecimiento muscular, ayuda a mantener el peso y funciona como apoyo psicológico en una enfermedad potencialmente incapacitante. Las actividades más apropiadas son la natación, la bicicleta estática y la marcha, aunque también son útiles el ciclismo, el golf y la petanca. En cualquier caso, la práctica habitual disminuye el riesgo de algunos tipos de cáncer y protege contra niveles altos de colesterol, osteoporosis y tensión arterial.
Vigila tu peso. La carga excesiva sobre las articulaciones es muy perjudicial y muchas veces incide en el desarrollo de la enfermedad.

TRATAMIENTOS RECOMENDADOS
El tratamiento del reumatismo depende de la enfermedad subyacente que lo cause; el diagnostico se determina mediante una exploración física, diferentes análisis de sangre y radiografías, también pueden ser de utilidad la tomografía axial computerizada (TAC) y la resonancia magnética nuclear (RMN).

La mayor parte de los casos de reumatismos no articular mejoran por si solos o tras el reposo obligado que se guarda por el dolor. Son muy eficaces los baños locales de vapor (los baños actúan de calmantes de los dolores), o las cremas que generen calor; para potenciar su efecto aplica la crema en la zona dolorida tras calentarla con compresas calientes o una manta eléctrica (así se facilita su penetración por la epidermis. Contra el lumbago recomiendo los baños de asiento de calor creciente. En el reumatismo de piernas y caderas practicar paseos, y andar con energía, descansando luego con las piernas algo más elevadas que el resto del cuerpo. Practicar las respiraciones profundas al aire puro y limpio. En muchos casos se prescriben analgésicos y antinflamatorios tópicos para calmar las molestias.

Las formas articulares de reumatismo suelen resultar más graves y prolongadas que las no articulares. Para tratarlas es necesario una terapia a largo plazo y reposo. En algunos casos se emplean inyecciones de cortisona y analgésicos en la articulación afectada, combinados con una fisioterapia adecuada. Cuando la articulación se encuentra muy afectada, o si se ha producido rigidez permanente o deformidades, pueden sustituirse las articulaciones naturales por prótesis articulares de metal, o una combinación de metal y de plástico.

¿Deseas más información sobre la artritis reumatoidea?
Deja tus datos, tendrás acceso inmediato.

               Nombre:  E-mail: 
Powered by: Nivel 5 Responder™: Una vez pulsado el botón de registrarse se abrirá una página nueva. Por favor, espera un ratito a que se cargue la página para no pulsar y aparecer registrado varias veces y perder información importante.
Respeto tu privacidad: Tus datos están asegurados. Jamás serán vendidos, prestados o alquilados. Solo te enviaré información de calidad. Podrás darte de baja cuando lo desees. Odio el SPAM